Nos están matando

Nos están matando

¿Alguna vez has escuchado o dicho alguna de estas frases machistas?

“¿Por qué te vistes así?”, “deberías ser más femenina”, “conduce mal, seguro es mujer”, “date a desear…

El machismo, entendido como un problema cultural es una ideología que comparten hombres y mujeres, consiste en considerar inferior a la mujer  y someterla mediante prácticas sociales, conductas y actitudes.

El problema del machismo no radica en un estatus económico determinado, tampoco depende del nivel de estudios de una persona, el machismo debe verse como un problema de Estado.

La falta de efectividad, corrupción e impunidad de las autoridades así como la posición reiteradamente machista de los funcionarios es la que agrava cada día más el problema. El gobierno no dicta leyes ni otorga presupuestos a los programas que atienden el problema de la violencia machista.

¿En nuestro país existe el Estado de Derecho para las mujeres?

No, el Estado de Derecho deja de existir en el momento en que una mujer es violentada y no se le hace justicia, cuando son ignoradas por el Estado y las autoridades misóginas.

La misoginia como problema cultural se reproduce y crece en la familia, escuelas, amistades, etc. Es un prejuicio que tienen los hombres en contra de  mujeres, se sienten humillados y enojados. La misoginia absorbe a cualquier esfera de la sociedad y se proyecta cuando se origina odio hacia la mujer.

La misoginia y el machismo, además de representar un problema de Estado en la sociedad mexicana; representan maltrato, sometimiento, miedo; violencia sexual, psicológica, intelectual  y el siguiente paso de esto es la culminación contra las mujeres el feminicidio.

Hay feminicidio cuando el Estado no brinda garantías a las mujeres, no crea condiciones de seguridad para sus vidas en un territorio. Hay feminicidio cuando el Estado no realiza con eficacia sus funciones. Hay feminicidio porque hay corrupción e impunidad en nuestro país.

¡El machismo y la misoginia nos están matando!

Diana Paredes
Publicista en proceso, orgullosamente PUMA. Me gusta apasionarme en todo lo que hago. El mayor aprendizaje laboral es encontrar tu vocación.

Leave Comment